¿No sabe donde invertir? Aquí le damos algunos consejos:

Tras algunos años de prudencia después del estallido de la burbuja puntocom, los capitalistas de riesgo vuelven a la carga. Sepa adónde están colocando sus apuestas quienes construyen los negocios del futuro...

Los '90 fueron la era dorada de los capitalistas de riesgo. En pleno auge puntocom, los dólares fluían de a millones hacia las start-ups de Silicon Valley. A principios de este siglo, la explosión de la burbuja representó un tremendo golpe sobre los inversores. Muchos perdieron auténticas fortunas en las puntocom quebradas.

Ahora, tras algunos años de malaria, vientos favorables parecen volver a soplar para esta peculiar industria. La venta de YouTube a Google por 1.650 millones de dólares y la adquisición de Skype por parte de eBay en la friolera de 2.600 millones demuestran que todavía existen oportunidades de obtener retornos espectaculares en pocos años.

Pero, ¿qué hace exactamente un capitalista de riesgo?

Básicamente, su negocio consiste en proveer financiamiento a pequeñas empresas de altísimo potencial en mercados altamente dinámicos. Así, el emprendedor obtiene fondos frescos para financiar su expansión. A cambio el capitalista se queda con una tajada del paquete accionario.

Desde luego, se trata de un negocio de altísimo riesgo. La mayor parte de las inversiones terminan fracasando. Quizá el mercado no era tan atractivo como parecía. O tal vez la empresa tomó las decisiones equivocadas.

Sin embargo, los aciertos pueden ser muchas veces multi millonarios. Imagine, por ejemplo, a los inversores de riesgo que financiaron a los dos muchachos que fundaron Google. O piense en aquel capitalista que creyó en YouTube desde sus primeros días.

Ahora, tras la depresión de la inmediata era pos burbuja, los inversores están volviendo a apostar fuerte. Wharton Business School organizó una conferencia con conocidos capitalistas de riesgo para que presenten su visión sobre las nuevas oportunidades de la economía global. Veamos qué piensan sobre el futuro, aquellos que participan en su construcción…

1) Internet todavía existe

Si bien la web ya no desata las pasiones de otros tiempos, todavía es el terreno de oportunidades más que interesantes.

Los inversores están colocando sus apuestas principalmente en lo relacionado con la video web (el modelo YouTube), financiando emprendimientos basados en nuevas tecnologías surgidas de los laboratorios de Stanford y el MIT. Los proyectos más prometedores apuntan a mejorar la calidad de los videos e inventar nuevos métodos publicitarios online.

2) Nuevas energías

De la mano del calentamiento global, se están volviendo inmensamente populares las inversiones en tecnologías destinadas a reducir las emisiones de gases. Si usted tiene una idea para una tecnología amigable con el medio ambiente, quizá pueda conseguir alguna reunión con un inversor de riesgo.

3) La guerra por el agua

Los efectos del calentamiento global ya se sienten en algunos rincones del planeta. La escasez de agua está dejando de ser una amenaza para convertirse en una realidad palpable en algunas regiones.

Así, están surgiendo grandes oportunidades en el desarrollo de tecnologías de desalinización para aprovechar las aguas de los océanos.

4) Economía de la salud

En los países desarrollados, se espera que el envejecimiento de la población multiplique la demanda de tecnologías y servicios médicos. En este marco, están surgiendo oportunidades para todos los gustos: desde la biotecnología hasta los aparatos médicos.

Una naciente actividad promete revolucionar el negocio de la salud. Se trata de la medicina personalizada.

Algunos creen que los avances en investigación genética permitirán algún día que los médicos detecten, con una certeza casi absoluta, las enfermedades congénitas que sufrirá una persona a lo largo de su vida. Así, podrán desarrollarse tratamientos personalizados incluso antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

Este nuevo terreno de la medicina promete salvar millones de vidas. Y, por supuesto, para los capitalistas de riesgo, puede convertirse en una auténtica mina de oro.

Fuente: Materiabiz

1 comentario:

  1. Está bueno el articulo... Aunque en Argentina no sé si existen tantos ejemplos de esos que menciona... O sea, hay gente que no tiene ni agua, ni servicios médicos ni nada. Pero eso funciona con grandes centros urbanos que muevan capitales como para motivar a inversores... me parece, capaz que digo una pavada. En general, la población no es tan envejecida, el recurso de agua no tenemos tantos problemas como en otros países potencias, ni existen empresas informaticas-web de esas creo...
    En resumen, que en Arg. no se va a ver ni un sope
    Saludos Javi! ^_^

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...